Contáctanos

Subscribete

  • White Facebook Icon

© 2019 @ C4 NOTICIAS MX

"Aunque esté la policía les vamos a dar en la madre..."

Carlos Jiménez


Cuando llegaron los agentes de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) a la casa del futbolista Renato Ibarra, su esposa Lucely les pidió que la ayudaran. Les contó que acababan de golpearla e insultarla, y los llevó con sus agresores. Pero aquellas personas que atacaron a la mujer embarazada y a su hermana, no cesaron en sus agresiones.“¡Váyanse de aquí putas no las queremos en la casa, les vamos a partir la madre…!”, gritó uno de ellos.

Ahí estaba su esposo, el jugador americanista, y su familia. Fue entonces que amagó: “ya escucharon pendejas, sáquense a la verga aunque estén los policías les vamos a partir la madre”. Así se detalla en el reporte de los dos agentes de la Policía capitalina que defendieron a la esposa del deportista y detuvieron a sus agresores la noche del jueves pasado.

A pesar de las versiones en las que se asegura que el americanista les ofreció dinero para liberarlo, la realidad es que ninguno de los dos agentes que estuvieron ahí, y que lo arrestaron, hablan de ello en sus reportes.

Eran las 20:10 horas de aquel día.Tras escuchar los insultos y amenazas, el agente de la Policía Raúl Jovany Estrada Robles, con número de placa 939088, “realizó el aseguramiento” de Renato Ibarra Mina, su hermano Bairon Fernando y Robinson Aguas. En su reporte explicó que lo hizo con “comandos de voz” y de “manera visual”. Mientras él los llevaba hacia la patrulla, el agente Guadalupe Rincón Peña, hizo lo mismo con el resto de las personas que ahí estaban.

Según el informe, algunos de ellos fueron llevados a la patrulla MX081B5. Mientras los llevaban al ministerio público, le explicaron a Lucely Chala que debía acudir al mismo lugar para presentar su denuncia. Alrededor de las 22:19 horas, los detenidos estaban ya en la agencia Tlalpan 4, lo mismo la esposa de Renato Ibarra; sin embargo, ella comenzó a sentirse mal. “Refiere que se siente mal y que tenía malestar en el vientre, por lo que se solicita el apoyo de una unidad médica vía radio, llegando la unidad del ERUM número MX-850…. Los cuales diagnostican 10 semanas de embarazo y para descartar aborto consecutivo sería trasladada al hospital Ángeles Pedregal…”, relató el policía Estrada Robles.